Cómo resolver problemas complejos

¿Te has enfrentado a la disyuntiva entre la buena y la mala decisión?

Muchos líderes resuelven problemas complejos con una postura de decidirse por una de dos soluciones: la respuesta es buena o mala, correcta o incorrecta, ganar o perder. Para cultivar una perspectiva matizada, desafía tu comprensión del problema:

1. Pregúntate “¿Qué aspecto no estoy viendo?” y “¿Qué más podría ser cierto?”.

2. No busques respuestas que confirmen lo que ya sabes.

3. También es útil abordar este tipo de desafíos a primera hora de la mañana, cuando tu mente está fresca.

4. Dedícales al menos una hora sin interrupciones. El tiempo empleado asegura que le des al asunto complejo la atención que necesita; atención que, de otra manera, podrías ocupar en tareas menos demandantes para el intelecto. Además, mientras trabajas, presta atención a cómo te sientes.

5. Aceptar la complejidad no solo es un desafío emocional, sino también cognitivo. Necesitarás manejar emociones fuertes como el miedo y la ira y alejarte de la reacción “pelea o huye” para que puedas ampliar más los horizontes de tu pensamiento.

(Adaptado de “What it Takes to Think Deeply About Complex Problems”, de Tony Schwartz).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s